fbpx

Hacer ejercicio regularmente es un muy buen hábito que ayuda a cuidar la salud física y mental de quien lo practica. Tal vez al principio lo odiamos, pero es un hábito que con el tiempo aprendemos a valorar.

Sigue leyendo para que conozcas algunas recomendaciones que tenemos para ayudarte a empezar a ver el ejercicio de forma más natural, más como un hábito y así puedas volverlo una rutina permanente en tu vida. Decídete a hacer algo beneficioso para ti y no pienses en el “qué dirán”, total hagas o no hagas siempre van a hablar.

En principio te recomendamos preguntarte si has intentado bajar de peso o tener una vida más sana haciendo ejercicio en el gym o practicando algún otro deporte, y si sentías que era una obligación en vez de un beneficio para tu persona. Si es así debo decirte que esos ejercicios no eran para ti. Como es bien sabido, cada uno de nosotros tenemos gustos diferentes y por supuesto cuerpos diferentes; por lo cual debemos encontrar un ejercicio o deporte que nos guste y apasione, ya que si nos gusta mucho lo que hacemos podemos sacarle más provecho a la situación sin sentir que es una obligación, sino más bien un disfrute.

Sabemos que no es fácil empezar una nueva rutina, y mucho menos si no conoces el deporte que vas a practicar, el problema es que si no lo hacemos de manera constante no podremos convertirlo en un hábito. La buena noticia es que todo el esfuerzo que pongas en ello será muy bien recompensado, no solo con un cuerpo estilizado sino con la mejora de tu salud y tu calidad de vida.

Para empezar a hacer ejercicio debes tomar en cuenta lo siguiente:

  •         Define qué tipo de deporte quieres hacer.

Como te mencionamos anteriormente, existen múltiples ejercicios y deportes que puedes utilizar para bajar de peso, pero para que en verdad funcione y no lo sientas como una obligación te recomendamos preguntarte: “¿qué me gusta?”, “¿qué deportes me permiten divertirme y ejercitarme al mismo tiempo?” Una vez que definas qué es lo que te gusta y qué deporte te gustaría hacer, entonces ya es momento de inscribirte en esa actividad.

  •         Haz ejercicio poco a poco

Si recién empiezas a hacer ejercicio por primera vez, o después de mucho tiempo, ten en cuenta que debes empezar haciendo lo que tú puedas hacer, no te esfuerces demasiado sino podrías ocasionar problemas en tu cuerpo. No te pongas metas ambiciosas, ya que es muy probable que tires la toalla rápido, mejor establece metas que puedas lograr a corto plazo.

  •         Encuentra una motivación

Aunque la mejor motivación que puedes tener son los múltiples beneficios a la salud que puede brindarte el ejercicio, debes buscar una motivación que te incite a seguir adelante sin flaquear. Tal vez puedas motivarte con algún chocolate sin azúcar después de hacer una rutina intensa de ejercicios, aunque los beneficios se vean un poquito opacados por esta barra de chocolate, esto puede funcionar pues se aplica la “psicología de la recompensa”.

  •         Lleva un registro de tu avance

Como una forma de recordatorio o como una motivación, es bueno llevar un registro de todos aquellos progresos que vas alcanzando, esto puede servirte para aumentar o mejorar tus rutinas. Este registro puede ser incluso fotográfico, mucha gente va tomando fotos de cómo cambia su cuerpo en el proceso de ejercitarse.

  •         El ejercicio no es aburrido

Podemos empezar a ver el ejercicio como un tiempo en el que podemos divertirnos, desestresarnos y el momento del día para olvidarte de las redes sociales. Puedes tomarte este tiempo para cuidarte y quererte a ti, sin pensar en nada ni nadie más. ¡Que el ejercicio se vuelva un hábito para hacerte feliz!

¿Quieres ser una persona con más energía positiva y más confianza en ti mismo? Empieza hoy a formar el genial hábito de hacer ejercicio, amarás para siempre los beneficios que éste te trae en cuerpo y alma.

[Total:0    Promedio:0/5]
Categorías: Motivación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *